jubilado

 

                                                   REVOCACIÓN DE LA DONACIÓN

El sistema jurídico de España no permite, salvo excepciones, la revocación de los negocios jurídicos. La donación contempla diferentes supuestos en los que la donación puede anularse según el Código Civil:

  • Una donación revocable por el mero hecho de que el donante tenga hijos tras la donación. Se trata de donaciones hechas por quien en el momento de la entrega el donante no tiene hijos. 

  • La donación puede anularse en caso de que el donatario haya dejado de cumplir algunas de las condiciones que el donante impuso, a cambio de regalarle una vivienda.

  • El donante recibe ingratitud por parte del donatario:

    • si el donatario ha cometido algún delito contra la persona, el honor o los bienes del donante;

    • si ha cometido maltrato psicológico o de obra al donante, o si ha cometido delitos que den lugar a un procedimiento de oficio o acusación.

    • si el beneficiario de la donación niega indebidamente los alimentos al donante.

La anulación de la donación también es posible de mutuo acuerdo, por ejemplo cuando la situación económica del donante haya empeorado tras la donación. En caso de que el donatario haya dejado de cumplir las condiciones impuestas por el donante, la vivienda donada será nula, así como la hipoteca que pudiera arrastrar, y devuelta al donante. El donatario debe devolver al donante también el dinero obtenido de las rentas o alquileres.

En caso de revocación por causa de ingratitud del donatario, no comportará la nulidad de las trasmisiones e hipotecas anteriores a la anotación de la demanda en el Registro de la Propiedad. El donante podrá exigir al donatario el valor de los bienes enajenados o el importe de la hipoteca que los grave, así como la devolución de los frutos desde la interposición de la demanda.

En caso de donación de una vivienda, el donante debe tributar en el IRPF por la ganancia o pérdida patrimonial obtenida. El donatario deberá pagar el Impuesto de Sucesiones y Donaciones (ISyD), y la plusvalía municipal. Segun criterio administrativo y de algunos tribunales la revocación de mutuo acuerdo, sin invocar causa o fuera de los supuestos legalmente establecidos, sí debe tributar y que habría que volver a tributar para que la vivienda volviera al patrimonio del donante.

En el caso del donatario, sí podría recuperar la devolución de los impuestos pagados por la vivienda donada. 

En caso de que la anulación de la donación sea por las causas legalmente prevista en el Código Civil, entonces debería haber devolución del impuesto de donaciones pagado. En cuanto a la Plusvalía municipal, el artículo 109.2 del Texto Refundido de la Ley de Haciendas Locales, prevé que dicha devolución procederá, si la revocación se reconoce judicialmente por resolución firme. Si la donación se revoca de mutuo acuerdo, incluso mediante avenencia en acto de conciliación o allanamiento a la demanda, la devolución no se producirá y la revocación se considerará como un acto nuevo sujeto a tributación.

La devolución del IRPF al donante por la ganancia patrimonial que fiscalmente se considera que le generó la donación, no debería plantear problemas. Hay que distinguir si la revocación obedece a alguna de las causas legalmente previstas, o no.