Padre jugando con hijas

                                      VIVIENDA FAMILIAR

 

 

Artículo 1.320 del Código Civil establece que para disponer de la vivienda conyugal, aunque pertenezca a uno de los esposos, se requiere del consentimiento de ambos o autorización judicial, independientemente del régimen económico del matrimonio. Esto es debido a que protege por encima de todo los intereses familiares antes que los individuales. La legislación protege los intereses familiares, es decir, considera que estos son superiores a los individuales, tanto en el caso de un matrimonio casado. Dicho precepto legal pretende salvaguardar la vivienda familiar. El Tribunal Supremo avala esta misma posición defendiendo la protección de la vivienda familiar.